Monday, July 4, 2022

Comienza el desembarque de los militares Estadounidenses en Colombia

Lea en segundos

  • La Embajada de Estados Unidos y el ministerio de Defensa Nacional colombiano emitieron un comunicado conjunto en el que autorizaban el arribo de militares estadounidenses a Colombia, para prestar apoyo en operaciones contra el narcotráfico.
  • Se espera que un total de 53 efectivos de la Brigada de la Asistencia de Fuerza de Seguridad (SFAB por sus siglas en inglés) lleguen a la base de Tolemaida sobre el mediodía del lunes primero de junio.
  • Inicialmente se contemplan cuatro meses de actividad, pero el tiempo de operación puede ser ampliado. Además, los uniformados estadounidenses pueden ser relevados.
Tiempo de lectura: 4 minutos.

La Embajada de Estados Unidos y el ministerio de Defensa Nacional de Colombia informaron en un comunicado la entrada en operación de la Brigada de Asistencia de Fuerza de Seguridad, con soldados estadounidenses en Colombia. Es la primera vez que esta brigada trabaja con un país de la región.

Después del aislamiento obligatorio de 14 días para contrarrestar posibles casos de COVID-19, los militares norteamericanos se trasladarán a las distintas “Zonas Futuro” para asesorar y entrenar a los uniformados colombianos en la lucha contra el narcotráfico.

En Bogotá se establecerá un grupo en la Brigada contra el Narcotráfico; otro conjunto irá a Tumaco, Nariño, donde se encuentra la Fuerza de Tarea Hércules; un tercer grupo se trasladará a La Macarena, en Meta, con la Fuerza de Tarea Omega y finalmente en Tibú, Norte de Santander, se unirán a la Fuerza de Tarea Vulcano que opera en la región del Catatumbo, cerca a Venezuela.

El almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur de Estados Unidos, expuso en el comunicado que la misión de SFAB en Colombia “es una oportunidad de mostrar nuestro compromiso mutuo contra el narcotráfico y el apoyo a la paz regional, el respeto de la soberanía y a la promesa duradera de defender los ideales y valores compartidos”.

Algunos sectores políticos del país señalaron que el presidente Iván Duque omite la separación de poderes del Estado de Derecho ya que se salta el articulo 173-7 de la Constitución, el cual pone en cabeza del senado “permitir el tránsito de tropas extranjeras por el territorio de la República”. Desde sectores oficialistas argumentaron que es una operación de asistencia técnica -de asesoría y colaboración- que está en los tratados firmados por Colombia y no requiere autorización del Congreso

El constitucionalista Armando Novoa, quien participó en la Constituyente que elaboró la actual Ley fundamental del país (1991), señaló en una entrevista que para tomar una decisión sobre la presencia de tropas de otro país en el territorio nacional, el presidente debe oír previamente al Consejo de Estado:  “Se trata de un cuerpo judicial que, para el caso específico, adquiere el carácter de organismo consultivo del gobierno.

Eso tampoco ha ocurrido(…) Aquí no estamos hablando solamente del tránsito, sino de la permanencia de tropas de Estados Unidos en Colombia”.

El partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) alegó la inconstitucionalidad de este plan y lo enmarca como una clara violación de soberanía, ya que “nos deja a puertas de una posible confrontación militar” contra el ejercito de Nicolás Maduro, de Venezuela, debido a la vinculación de miembros de su gobierno con el narcotráfico por parte del gobierno de Estados Unidos.

Según cifras de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Colombia es el máximo productor de cocaína del mundo. Solo en el año 2019, alrededor de 950 toneladas de esa droga fueron exportadas por diferentes vías, principalmente a Estados Unidos

En contexto

Este acuerdo se logra gracias al marco jurídico definido por el Acuerdo de Asistencia Militar entre la República de Colombia y los Estados Unidos de América de 1952.

A partir de los acuerdos del Plan Colombia se creó la Brigada de Fuerzas Especiales contra el narcotráfico en el 2000 y la Fuerza de Tarea Omega en 2003, con ese mismo propósito.

En 2009, el entonces presidente Álvaro Uribe tuvo que hacer una gira relámpago por siete países de Sur-América (Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay y Brasil) para explicar el acuerdo que permitía a EEUU utilizar siete bases militares en Colombia durante diez años, para luchar contra el narcotráfico y el terrorismo en Colombia, en momentos en que habían tensiones con Ecuador y Venezuela. Hugo Chávez, declaró en su momento que “estas bases podrían ser inicio de una guerra en Sudamérica”.

En el informe de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas de 2015, el profesor Renán Vega denunció la violación de al menos 53 menores entre 2003 y 2007 por parte de militares estadounidenses, cerca de la base militar de Tolemaida, así como su registro en video para ser vendido como material pornográfico. En 2019 el autor de dichas denuncias no pudo sustentar dichas afirmaciones, aunque argumentó que se basó en un trabajo académico la politóloga alemana Anna Kucia, basado en testimonios anónimos.

El defensor del pueblo en 2015, Jorge Armando Otálora, pidió en su momento a la Cancillería y al Ministerio de Defensa usar los canales diplomáticos para evitar la impunidad, al tiempo que anunció una campaña para buscar a las niñas y adolescentes violentadas.

La entonces directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Cristina Plazas, también dijo en medios que había ordenado efectuar esa búsqueda.

Se han podido identificar algunos casos concretos, pero bajo el estatus de inmunidad diplomática que cuentan los militares extranjeros no se ha avanzado en el esclarecimiento de estos sucesos.

El despliegue del SFAB apoya la Operación Antidrogas de Mayores Esfuerzos, la cual fue anunciada el 1 de abril de 2020 por el presidente de Estados Unidos Donald Trump, quien afirmó que 22 países trabajarían de manera coordinada para frenar el tráfico de drogas.

Por: Diego Giraldo

Show More