Monday, July 4, 2022

El nuevo comienzo del turismo en el Pacífico vallecaucano

Lea en segundos

*) Las playas de Buenaventura tenían ocupación total a mitad de año antes de la cuarentena.
*) Uno de los mayores atractivos era la llegada de las ballenas Yubarta. Llegaban turistas de todo el país.
*) Dos empresarios plantean propuestas de cambio para el turismo en el Pacífico vallecaucano incluido el cuidado de las ballenas y en general de todo el ecosistema.

El panorama actual del turismo en el Pacífico vallecaucano nada tiene que ver con el de hace un año y el de temporadas anteriores. En un promedio el 7 de agosto pasado llegaron a las playas de Juanchaco unas 10 mil personas aproximadamente, “Impresionante, tengo hasta videos” cuenta Cesar Matiz propietario de un hospedaje rural llamado Yubartas, como las ballenas, a propósito, una de las razones por las que llegan tantos turistas a las playas de Buenaventura a mitad de año.
Cesar asegura que la situación es complicada con lo que está pasando, es decir, la emergencia sanitaria pero el tiempo está sirviendo para replantearse más y mejores formas de hacer turismo en la zona poseedora de características muy distintas a la costa Atlántica, zonas selváticas, aguas dulces y saladas, lugares sagrados, en fin, otro concepto con otros requerimientos.
“Teníamos todo preparado para la Semana Santa y las reservas estaban full, con el decreto de aislamiento debimos devolver dineros, fue un golpe duro. También para esta temporada llega mucha gente, pero este año será distinto” cuenta.
El empresario asegura que a partir del momento ya está trabajando en lo que será el nuevo turismo “De hecho ya estaba trabajando en ello desde antes del Covid, antes ofertaba hospedaje con 36 camas en mi casa, ahora lo haré con 20 camas, porque una buena parte de la gente ya no va a querer sitios para visitar saturados de turistas” explica.
Otros de los cambios que se dará por ejemplo son los trayectos en lancha, dice César, en donde el cupo seguramente se reducirá y la gente preferirá el turismo que ofrecen anfitriones como él, personalizado, natural, de deporte y aventura, al aire libre, “Los turistas van a pensar dos veces antes de escoger un destino porque el mundo cambio, todo será diferente” dice Matiz.

Hospedaje rural Yubartas- Juanchaco

Las playas no pueden abrirse así no más:

César asegura que la premura para la reactivación del turismo en el Pacífico Vallecaucano tiene que verse detenidamente, organizar la logística, trabajar en conjunto con los gobierno municipal y departamental, invertir recursos y tiempo al mejoramiento de la infraestructura, de los servicios básicos, la recolección de basuras e incluso en la limitación de la llegada de turistas. “No pueden decir que las playas se abrirán, así nomás” afirma.
“Estamos en un buen momento para alistarnos con nuevas propuestas, porque estamos convencidos que la oferta que tenemos es fantástica y cada vez gusta más. Este es un buen momento para el turismo en el Pacífico vallecaucano” dice convencido Matiz
Como dato curioso dice que este es un momento muy especial para las ballenas Yubarta que llegarán a las aguas tranquilas del Pacífico a cumplir con su misión, algo que él siempre ha pensado. “El plan de venir a ver ballenas les quita la tranquilidad a ellas, eso tiene que cambiar, esta vez incluso para ellas será todo disntinto” asegura.

La playa vista desde el hotel Los Acantilados- Juanchaco

El turismo bien hecho piensa en las comunidades locales:

Cerca de donde César Matiz se encuentra, está el hospedaje Los Acantilados de Efraín Urrea quien mientras no llega ni un solo turista a las playas donde vive contempla desde un alto en donde queda su casa, todos los días los atardeceres, quizás los más bellos que se puedan apreciar en Colombia.
Él está de acuerdo en que es necesario que todo el turismo en Juanchaco, Ladrilleros y playas cercanas se vuelque al ecoturismo y de aventura garantizando la sostenibilidad, el cuidado de la flora y la fauna, la conservación de una de las regiones más ricas en recursos naturales.
A Efraín no le preocupa tanto la condición de aislamiento en la que se encuentran las playas a donde nadie puede entrar sin la autorización de las comunidades nativas en este momento, como le preocupa el bienestar de quienes allí viven “Es una realizad que todo será distintos, y estamos entendiendo todos que debemos adaptarnos. Creo que los cambios serán para bien” dice.
La casa de Efraín tiene una capacidad de 50 personas, allí presta el servicio de hospedaje y alimentación. “El golpe económico fue fuerte pero no podemos desesperarnos, esto nos tiene que mover a todos, la emergencia pasará y debemos tener listo todo para recibir a los turistas” afirma.

Generación de empleo siempre y cuando sea vocacional:

Ambos empresarios coinciden en algo, la generación de empleo a partir del desarrollo turístico en el Pacifico es importante siempre y cuando haya condiciones como la formación de las capacidades de los nativos, complemento principal del desarrollo logístico.
Una de las fortalezas del talento humano en la costa Pacífico es la sabiduría gastronómica, la cual podrá contribuir mucho más de lo que ya ha contribuido al fortalecimiento del sector.
César, por ejemplo, plantea dentro de su propuesta la mezcla perfecta entre Gastronomía- Cultura y medio ambiente, para la oferta turística que se haga.
Por su parte Efraín que antes de radicarse de tiempo completo en Juanchaco vivió varios años en Cartagena trabajando en el sector gastronómico, asegura que el Pacífico tiene esa magia en todo que otra región no tiene, y la gastronomía es un componente fundamental.
Capacitación, estudio, formación vocacional a quienes trabajan en el turismo de la zona es una de las propuestas planteadas para la nueva etapa.

Show More