Sunday, October 24, 2021

El trabajo en casa se triplicó en Pandemia

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La pandemia de Covid-19 ha provocado un auge del teletrabajo y del trabajo en casa para millones de personas alrededor del mundo.

Antes de la pandemia pensar en trabajar desde la casa, resultaba tentador. Manejar los tiempos de forma más autónoma, la comodidad de estar en la casa, compartir más tiempo en familia y evitar los tiempos de traslados, eran algunas de las ideas que se tenían sobre esa modalidad. Pero en la práctica y en el día a día, para muchos no ha resultado tan emocionante.

El aumento de la carga laboral y la falta de tiempo son evidentes, los niveles de presión y estrés son altos. El trabajo se ha triplicado.

A las tareas del hogar se le sumaron el cuidado de niños y ancianos, el desarrollo de actividades académicas y el trabajo remoto. Poco a poco se ha dejado a un lado el tiempo dedicado a realizar actividades lúdicas por ejemplo.

Conozca tres testimonios de trabajadores que están ejerciendo sus labores de manera virtual y dedican ahora más horas al trabajo que antes. Admiten que no les alcanza el tiempo.

Johanna Patricia Usma

Johanna es auxiliar de contaduría y tesorería en la Universidad Pontificia Bolivaria, sede Palmira y desde que inició la pandemia empezó trabajo en casa, tiene 25 años y una hija de ocho.

“A mí se me triplicó todo el trabajo, antes iba para la Universidad donde trabajo, mi niña se iba para su colegio y luego para la casa de su abuela mientras yo terminaba mi jornada, luego la recogía y nos íbamos para la casa”, contó Usma.

Ahora todo es diferente, se le juntó el oficio de la casa, las tareas de la niña y sus obligaciones laborales. Todo lo hace ella, sin ayuda extra.

“Tengo que asistir a mi hija en su estudio, revisar que asista a las clases virtuales, ayudarla a hacer sus tareas. Antes, por ejemplo, compraba el almuerzo en mi oficina o almorzaba donde mi suegra, ahora estoy pendiente y debo hacer desayuno, almuerzo y comida, lavar los platos, limpiar la casa, lavar la ropa, a la misma vez que debo trabajar de manera virtual. Muy difícil”, admite la joven madre.

Daniela Ángel

Para Daniela trabajar desde casa es una buena opción ya que así puede cuidar, compartir y disfrutar a su bebé que nació en diciembre, sin embargo, para ella no es nada fácil cumplir con todas las responsabilidades a la vez. El cansancio se siente al finalizar el día.

“Mi día a día consiste en levantarme temprano y acostarme tarde, primero atiendo al bebé al iniciar el día, le doy el desayuno, lo baño, se toma el tetero y cuando logro que se quede dormido me alisto yo, me voy a bañar y a vestir, toca para aprovechar el tiempo que tenga libre para así poder cumplir con las funciones laborales también”, detalló Ángel.

Cuando es medio día el primero que almuerza es el bebé. Luego los adultos. “Después que le doy almuerzo a Mati, almuerzo con mi mamá, en la tarde jugamos un rato, y luego sigo con mi trabajo. En la noche le doy la comida, le alisto el baño, lo duermo y sigo trabajando”,  agregó la profesional en salud ocupacional.

Asimismo, la joven tiene la sensación que el tiempo no es suficiente para todas las obligaciones que tiene que cumplir.

“Siento que  no me rinde el tiempo, se me  hace corto el día para todo lo que tengo que hacer, siento que trabajo más pues el tiempo no rinde y en ocasiones se dedica más de las ocho horas. Hay días en que sí saco el tiempo para compartir con mi familia y por periodos cortos lo hago, pero no es siempre. No he logrado separar mi trabajo de la familia, es complicado porque tanto el trabajo como la familia requieren de un tiempo y no alcanza, eso ha conllevado a trabajar hasta tarde de la noche”, relató la joven de 29 años.

Mauricio Urriago

Mauricio es diseñador gráfico, tiene 54 años y trabaja en la misma empresa hace 23. Por primera vez está trabajando desde casa.

“El 20 de abril la compañía envió a todos los colaboradores a trabajar desde casa, hay muchos compañeros que creen que porque se está en la casa hay que estar disponible las 24 horas, de hecho escriben o llaman en horas fuera del horario laboral y resulta que las cosas no son así, todo debe tener un horario, las otras horas son disponibles para la vida personal, ni a mí ni a nadie le van a pagar horas extra si se trabaja más”, señaló Urriago.

Mauricio vive solo y trata de hacer la misma rutina diaria que tenía antes de que empezara la pandemia. “Me levanto normal, como si fuera a la oficina, solo que no salgo. Desayuno, almuerzo y como en los mismos horarios, lógicamente en  los tiempos muertos, que son muy pocos, voy a lavar ropa o a limpiar algo que tenga pendiente en el apartamento, pero siempre sigo atento a mi trabajo”.

Para este diseñador gráfico, al principio de la pandemia todo era un caos, no le alcanzaba el tiempo y no podía dormir bien debido a que todo el día estaba frente al computador. Después de cinco meses de cuarentena y trabajo remoto ha hecho algunos cambios que le han servido para mejorar.

“Solo estoy en el computador en mi horario laboral, cuando termino lo apago y no veo ni televisor, ni celular, ni ninguna pantalla y he ido implementando las pausas activas, es algo fundamental, intento todos los días poner la alarma cada 30 minutos, entonces me paro y me estiro, descanso la vista y me relajo un poco. Cuando arranqué no era tan ordenado para ese tipo de cosas”, agregó el profesional.

Show More