Sunday, July 3, 2022

Los trabajadores que no se han detenido en cuarentena

Lea en segundos
  • Millones de personas no han dejado de trabajar en cuarentena, para algunos sus largas jornadas de trabajo han disminuido un poco en esta temporada.
  •  Los trabajadores asumen la exposición al virus, esto no quiere decir que no sientan temor de enfermarse y contagiar a sus seres queridos.
  • Una de las medidas sanitarias decretadas por el Gobierno Nacional ha sido el aislamiento preventivo obligatorio en todo el territorio nacional, razón por la que muchas empresas han implementado el teletrabajo como medida para evitar o disminuir los contagios.
Lea en: Dos minutos

Desde que el brote de coronavirus llegó Colombia en marzo el Gobierno Nacional empezó a implementar ciertas medidas sanitarias para evitar contagios de Covid-19, una de ellas fue el aislamiento preventivo obligatorio.

Pese ello millones de personas han seguido trabajando como usualmente lo hacían antes de la pandemia, para algunos sus largas y duras jornadas de trabajo han disminuido un poco en estos cuatro meses de cuarentena que lleva Colombia por el Covid-19.

Cabe resaltar que una de las consecuencias de la pandemia ha sido que las empresas han implementado en sus estatutos planes previstos para garantizar la seguridad de sus trabajadores y la mayoría han tomado las decisiones pertinentes sobre la marcha, como el teletrabajo durante algunos días o permanentemente. Sin embargo, muchos empleos no se pueden realizar en esta modalidad.

La fuerza pública, los profesionales de la salud, los servidores públicos, el sector alimenticio primario (agricultores, productores, campesinos) y secundario (transporte, distribución, comercialización), el transporte público y de carga, colaboradores del sector financiero no son los únicos que no han detenido sus labores y servicios en cuarentena.

También, hay otro grupo de empleos que no son tan visibles y de los que poco se habla. A continuación conozca el testimonio de tres actividades laborales que no han interrumpido sus obligaciones:

Paulo Emilio Díaz, recolector de basura:

Hace siete meses trabaja en CandeAseo, servicio público de aseo del municipio de Candelaria continuamente.

Para el trabajador de 53 años no hay ninguna diferencia de trabajar ahora en pandemia o antes de ella, “trabajamos todos los días por igual, la basura no da espera, toca recogerla todos los días, el único cambio que se ha hecho es que todos los días nos asignan una ruta diferente en la empresa”.

Junto a un equipo de limpieza y con el camión de turno, Paulo recorre las calles de Candelaria. El grupo se detiene en cada contenedor, recogen las bolsas de basura de las viviendas y siguen su recorrido. Así todos los días desde la declaración de la cuarentena.

Como todos, él y sus compañeros se adaptan a la situación lo mejor que pueden. Igualmente, siempre han implementado las medidas de bioseguridad, de hecho mucho antes que el Covid-19 llegara al país.

“Lo que si no cambia es que todos los días nos toca que hacer desinfección, antes lo hacíamos porque nuestro trabajo así lo exige porque recogemos la basura, como es algo contaminado y ahora las medidas de limpieza son mucho más exigentes”, agrega Díaz.

Gladys Osorio oficios generales y domésticos:

Hace dos años trabaja con la Inmobiliaria Alfa Finca Raíz, Gladys va dos días a la semana a limpiar y hacer aseo de las zonas comunes de un edificio de apartaestudios en el barrio Champañat, al sur de Cali y otros dos días va un apartamento en Valle del Lili a realizar la misma función.

Cada que va a trabajar la caleña de 57 años utiliza el MIO, “afortunadamente cuando me monto al primer bus solo van de tres a cinco personas, todas respetan el distanciamiento, y cuando hago trasbordo en las estaciones me pasa igual, de pronto no veo tanta gente por el horario, salgo muy temprano de mi casa”, dijo Osorio.

La primera semana de la pandemia no la dejaron trabajar, la llamaron a decirle que debía quedarse en su casa. Luego ella habló con sus empleadores para que la dejaran trabajar nuevamente porque necesitaba comprar comida y pagar servicios, ellos aceptaron.

“Yo vivo con mi mamá, ella tiene 86 años, sufre de la presión y le hacen terapias, por esta pandemia han venido hasta la casa, yo solo salgo a trabajar y cuando vuelvo a mi casa me quito la ropa y me baño. Siempre que salgo sigo todos los protocolos, uso tapabocas, cargo alcohol y trato de no tocar nada. Cuando no voy a trabajar salgo con el pico y cédula a comprar comida”, comenta la mujer.

Son solo dos veces a la semana, miércoles y sábado, que Gladys está trabajando en plena pandemia, porque de su otro trabajo no la volvieron a llamar, aunque ha recibido ayudas por parte de su empleadora.

“Yo trabajaba para una señora que vive cerca a la 14 de Valle de Lili, ella cuando inició la cuarentena me llamó y me dijo que luego me volvía a llamar para avisarme para volver y hasta ahora no me ha dicho nada, pero ella es de muy buen corazón y me ha ido adelantando dinero para que tenga alguito, porque hasta apliqué para el subsidio del Gobierno y para un mercado y no me han ayudado con nada, me dijeron que no era beneficiaria”, comentó Osorio.

Juan David Mina, guarda de seguridad – control de acceso Emcali:

Juan David de 27 años es vigilante hace dos años en una compañía de seguridad privada que le brinda este servicio a Emcali. Desde que inició la pandemia no ha dejado de trabajar ni un solo día pero si ha visto que su trabajo ha disminuido un poco.

“Las funciones han reducido un poco porque las personas que trabajan en el área administrativa están en teletrabajo desde casa, entonces ha sido muy poco el movimiento en el punto en el que estamos”, cuenta Mina.

En su caso y el de sus compañeros los salarios no se han visto modificados o reducidos, hasta el momento tampoco ningún colaborador ha salido de la empresa ni se ha contagiado de Covid-19. Su día laboral es de 12 horas, el turno comienza a las 6:00 a.m. y finaliza a las 6:00 p.m. como habitualmente era antes de la pandemia.

“Creo que nuestras funciones laborales no cambiaron mucho, porque de igual forma toca cumplir horario, hasta ahora a ninguno de nosotros nos han dicho que no podemos trabajar y todos los días cumplimos con todas las medidas de bioseguridad que han implementado en la mayoría de empresas”, afirma el joven empleado.

En su puesto laboral se lavan constantemente las manos, usan tapabocas y termómetro, desinfectan con alcohol algunos elementos y a cada persona que ingresa, además les toman la temperatura.  

“La verdad a mí el virus no me ha generado temor para continuar trabajando, de pronto no es tan mortal como lo han pintado por los medios de comunicación y como el Gobierno nos lo hace ver”, concluye Mina.

Show More