Thursday, July 7, 2022

¿Militarizar a Cali? Esto opinan líderes políticos y sociales tras tragedia en Llano Verde

Militares en Llano Verde

Los recientes hechos violentos registrados en Llano Verde pusieron nuevamente en la mesa la posibilidad de militarizar a Cali.

Recordemos que en la noche del pasado 11 de agosto, en un cañaduzal de la zona, fueron encontrados los cuerpos de cinco menores que habían salido de sus casas a elevar cometa en horas de la mañana.

Lea también: ¿Quiénes eran los menores que “salieron a elevar cometa” y fueron asesinados en Llano Verde?

La mayoría de las víctimas presentaron heridas con arma de fuego, algunos con tiros de gracia, y arma blanca.

Esta tragedia consternó a la ciudad y movilizó a las autoridades a adelantar una comisión especial para esclarecer el crimen.

Sin embargo, un día después de lo ocurrido, mientras la comunidad realizaba las honras fúnebres y un homenaje a los jóvenes, un sujeto desconocido realizó un atentado con granada contra el CAI de Llano Verde.

El hecho dejó 15 personas heridas y un fallecido, un joven amante del baile y padre de una niña de 5 años.

Esto ocurrió muy cerca al lugar donde la multitud daba un triste adiós a los menores asesinados.

Así las cosas, y tras los dos hechos violentos de alto impacto, líderes sociales y políticos encendieron el debate sobre la militarización.

Militarizar a Cali o algunas comunas

El primero en hablar del tema fue el concejal Fernando Tamayo, quien ha venido denunciando que en el barrio existe una mafia de reclutamiento de menores para actividades delictivas, según denuncias que le ha hecho la comunidad.

El cabildante aseguró que es necesaria la “militarización de la comuna, dado que el personal de la Policía es insuficiente”.

“Como se recordará, Cali tiene 179 policías por cada 100.000 habitantes, cuando lo recomendado según la ONU es 300 policías por cada 100.000 habitantes. Eso nos deja con un déficit de 2.700 policías”, dijo.

Y agregó: “Puede que no sea la solución definitiva, pero puede ser el punto de partida de la solución”.

Igualmente, Tamayo demandó más inversión en seguridad.

“La Alcaldía de Cali tiene presupuestado el 1,3 % de su inversión del plan de desarrollo para temas de seguridad, lo que significa $267.000 millones en el cuatrienio”, explicó.

Anoto que esta cifra puede aumentar si el crédito público que el alcalde Jorge Iván Ospina propone para mejorar la inversión local se destine, en una parte, para comprar tecnología asociada a la seguridad, como más cámaras de videovigilancia y tecnología para hacer inteligencia.

“Insisto en mi llamado al Ministerio de Defensa para que asuma todo el costo del sostenimiento de la Policía, con lo cual nos permitirá liberar $25.000 millones para inversiones en seguridad. La delincuencia solo es posible atacarla con recursos”, aseguró.

Militarización sí, pero no permanente

Por su parte, el concejal Juan Martín Bravo, se mostró a favor de la militarización, “pero como una medida inmediata de choque” en Llano Verde.

Para él, el problema real radica en la falta de una política pública de Seguridad en Cali.

“Esto tiene que ir un poco más allá. Es una estrategia a corto plazo. A Cali le hace falta la política pública de seguridad y es ahí donde tenemos que hacer mucho énfasis”, señaló.

El cabildante resaltó que “esto deja una línea de lo que debe pasar durante los próximos 10 años”.

“Y que no cada 4 años llegó un alcalde y pare los programas que venían avanzando solo por temas de egos políticos”, anotó.

Esta opinión también la comparte el concejal Harvy Mosquera, quien considera que la militarización es necesaria por la coyuntura, pero no soluciona el problema.

“Se requiere de manera urgente la conformación de un grupo élite para desmantelar las bandas, las estructuras criminales. Esto se debe acompañar de tecnología en seguridad”, precisó.

Además, destacó que en este trabajo tiene haber “presencia institucional con inversión social”

“No los podemos dejar solos porque, de lo contrario, estaríamos condenándolos a permanecer en un círculo de violencia y pobreza”, citó.

Un pacto de silencio

Aquí contactó a tres líderes sociales de Llano Verde y corroboró que todos manifiestan un pacto conjunto para “guardar silencio” frente al tema.

Aseguran que el ambiente ahora es turbio en la zona y que no quieren ser irresponsables al hablar de cosas que ni siquiera terminan de entender.

“Solo pedimos y reconocemos la necesidad que hay de una inversión social, una política pública, especialmente para quienes son víctimas del conflicto, y para el todo el barrio”, dijo uno de ellos, quien pidió reserva de identidad.

Agregó que prefieren “quedarse callados”.

“La mamá de uno de los chicos lo dijo todo en la misa, ella lo dijo todo”, apuntó.

“Sobre militarización, Llano Verde ahora está militarizado. Ya van entendiendo lo que está ocurriendo. Estamos en medio de una situación de zozobra y lo mejor que podemos hacer es ser prudentes”, concluyó.

Show More