Monday, July 4, 2022

Periodista de Palmira narró cómo fue la espera de su resultado por examen de Covid-19

Hola, soy Fabián Palomino, periodista de Al Día Con Todo de Telepacífico y Aquí Today. Esta es mi historia.

El mundo entero vive con un enemigo invisible desde hace más de 100 días, cabila en nuestra mente, no lo vemos, pero está entre nosotros, el COVID-19 es el protagonista en las noticias y cuando pensamos que podemos escapar de su presencia, nos damos cuenta que no siempre es así.

La humanidad se esfuerza por actuar de forma consciente, acude a todos los protocolos, escucha todas las instrucciones porque hay un objetivo común -no infectarse- sin embargo esa necesidad de supervivencia diaria en medio de la emergencia médica mundial es la misma que nos arroja a la calle para conseguir el sustento, alimentación, uno que otro medicamento de los llamados “de base”; que contrariedad.

“No salga” la frase es corta y es una orden al parecer sencilla de acatar, sin embargo, en un contexto real de un virus que atacó al mundo entero, no es tan sencillo.

Con este preámbulo quiero contarle lo que me sucedió, esperando de todo corazón que no le pase a usted.

Cumplir con las medidas de bioseguridad es fundamental no solo porque uno se salva de morir sino también porque evita la desgracia de otras personas del núcleo cercano.

En mi oficio como periodista tuve contacto con Oscar Escobar, alcalde de Palmira, quien anunció en días pasados estar aislado por ser positivo para Covid-19. Él estaba asintomático.

Pasados 13 días me informó que las pruebas salieron positivas y que por conveniencia sería mejor que yo me sometiera de igual forma a una prueba y descartar un posible contagio.

¿Qué pasó?, ¿Cómo afrontarlo?, ¿Qué hacer? Fueron muchas las preguntas y hasta los reproches para mí mismo.

El aislamiento es fundamental:

Como primera medida me comuniqué con la EPS, informé que había tenido un contacto directo con un paciente positivo, el paso a seguir fue resolver un cuestionario hecho por la persona que atendió mi llamada, sentía inevitablemente que el mundo se viene encima, debí aislarme estrictamente, comiendo en platos desechables y cumpliendo con demás protocolos como la desinfección del baño diariamente, entre otras medidas.

El hisopado:

Dos días después de poner en conocimiento de la EPS mi situación, personal de la Secretaría de Salud de Palmira se puso en comunicación conmigo para saber cuál era mi verdadero estado de salud.

Posterior a esa llamada, del hospital Raúl Orejuela Bueno hicieron lo mismo pero esta vez para decirme que me prepara para la visita y realizarme el examen.

Efectivamente de una ambulancia desembarcaron 4 personas, todas portaban sus trajes de bioseguridad, parecían astronautas.

Luego de una serie de preguntas procedieron a realizar la prueba que consiste en introducir un hisopo en las 2 fosas nasales para recoger la muestra, una sensación bastante desagradable que se debe tolerar para conocer exactamente qué está pasando en mi cuerpo.

Los monitoreos:

Durante los 5 días hábiles, 10 en total, que demora la entrega del resultado, recibí 5 llamadas en las cuales personal médico me preguntaba cómo me sentía, además para estos casos de sospecha es necesario llenar un listado con el nombre de personas allegadas o con las que se tenga contacto permanente para también realizarles el examen, en caso de salir positivo.

El resultado

Al quinto día se dio una nueva comunicación del Hospital Raúl Orejuela Bueno preguntando cuál era mi estado de salud.

Para ese momento la funcionaria confirmó que mi prueba era NEGATIVA.

Sentí un descanso enorme, hasta lloré de emoción, agradecí a Dios, llevaba días de preocupación pensando en todo lo que podía pasar.

Estaba descartado que había contraído el virus Covid -19, ya podía considerar la idea de volver a estar cerca a mi familia y a las actividades normales en medio de la cuarentena, a trabajar en lo que me apasiona, el periodismo social.

De todo este “viacrucis” quedaron muchas reflexiones:

Insistir en las medidas de bioseguridad es fundamental y generar dinámicas de autocuidado son la única manera de prevenir la llegada del virus a nuestra casa.

Está en nuestras manos, no en la de los gobiernos. Hay que ser sensatos, leer, creer solo en la información que generan los medios conocidos y si usted decide tener otra opinión, cuidado cuando la comparte en redes, en sus manos está la vida de muchos crédulos.

Show More