Thursday, July 7, 2022

Tratamiento con Ivermectina le funcionó a diputada del Valle

Lea en segundos
  • El uso del medicamento Ivermectina está dividido: hay profesionales médicos y científicos que la recomiendan y otros que no, solo prescriben medicamentos como la Aspirina, Acetaminofén o la Azitromicina para tratar los síntomas de Covid-19.
  • El autocuidado es importante, el lavado de manos, el distanciamiento y aislamiento social,
Lea en: Dos minutos

Son varios los casos exitosos en la ciudad por el uso de Ivermectina para el tratamiento del Covid-19.

Dos historias desde el día cero de contagio a continuación.

El primer caso es sobre Paola Andrea Arenas Mosquera, comunicadora social, abogada y diputada del Valle del Cauca, quien presentó a principios del mes de julio síntomas de gripe y tos seca, este último la motivó a se realizarse la prueba de Covid-19, esperó los resultados por casi tres semanas.

Antes de conocer el diagnóstico y que su salud se viera más afectada decidió tomar Ivermectina.

Su testimonio

A principios de julio, una semana antes de practicarme la prueba, tenía síntomas de resfriado o gripe, pero me preocupaba mucho la tos seca porque tengo antecedentes de problemas de bronquios y asma, para mí esto resulta un poco más agudo o más fuertes que para el común de la gente, porque eso quedan unas secuelas, además soy una mujer con sobrepeso.

Siempre de manera jocosa digo que a mí me dan dos gripas al año, una de enero a junio y la otra de junio a diciembre. En esta época de pandemia uno no se puede dar el lujo de permitirse una infección viral y tiene que cuidarse mucho.

Yo he sido extremadamente cuidadosa con mi confinamiento y teletrabajo. Los Diputados sesionamos desde la virtualidad, gracias a Dios, y creo que en estos 150 días o cuatro meses y medio que llevamos de cuarentena he salido tres veces a cosas muy puntuales y vestida como un astronauta, protegida con todas las medidas de bioseguridad, no solo uso tapabocas también tengo una careta de acetato y la desinfección es muy estricta en mi casa, pero uno se conoce su cuerpo y la tos no estaba acompañada de secreciones nasales o flema, era algo anormal.

Aunque en el fondo tenía la tranquilidad que no era funcional pensar en un contagio por Covid-19 porque he extremado mi confinamiento precisamente por mis antecedentes no podíamos descartarlo, mi esposo trabaja algunos días en casa y otros debe ir a su oficina, nos preocupaba que fuera asintomático y que el niño y yo tuviéramos el virus.

A la tos seca, se le sumó indisposición o malestar de cansancio como de adormecimiento en el cuerpo, a esto se le agregó la amigdalitis y empecé a sentir cansancio y adormecimiento en el cuerpo y escalofríos, me tranquilizaba que nunca tuve fiebre, pero conozco pacientes en UCI que nunca desarrollaron fiebre ni dolor de cabeza y estaban entubados, es un virus tan impredecible uno no se puede confiar. Al principio tenía tres de los síntomas de Covid-19: dolor de garganta, tos y amigdalitis, después, tuve ahogo, respiraba con dificultad y mucha congestión nasal.

Entonces empecé a leer e indagar, soy muy cuidadosa con lo que leo en redes y encontré un testimonio compartido por la periodista Carolina Rodríguez, ella refería un médico internista de la Clínica Oftalmológica de Cali, Marco Martínez y en el vídeo él daba las explicaciones técnicas sobre la Ivermectina, lo que a su juicio como profesional y científico había encontrado de las pruebas In vitro en laboratorio, su efecto biológico y cómo actúa en el organismo. El medicamento termina ejerciendo un efecto antiviral muy potente y a mí eso me convenció.

Luego decidí llamara mi médico y amigo Alejandro Varela, Gerente de la Clínica DIME, fue secretario de salud, es epidemiólogo, tiene todo el rigor académico y científico y le pedí un consejo; también, llamé al alcalde y le dije que yo creía en lo que estaba haciendo porque me parecía que prevenir y brindar a la población caleña un medicamento que en otros países de Sur América han tenido pacientes recuperados que aseguran que este fármaco es el que les ha ayudado en la fase temprana a eliminar el virus. ¡Es una luz de esperanza!

El martes 14 de julio me hice la prueba y trece días después, el 25 de julio, salieron los resultados negativos, pero ya estaba recuperada. Una de las teorías y me lo dijo el médico es que “de pronto el día que te la practicaron eras negativa y se te agudizaron los síntomas después de hacer el examen”. Ahí empieza la angustia y la incertidumbre si me trato o no lo hago, como dice la canción “será positivo o será negativo, yo no sé lo que será”. Dijimos “hay que actuar” y decidimos con mi médico pecar por exceso y no por defecto y asumí bajo responsabilidad propia y la de mi médico el tratamiento de un paciente Covid-19 que se llama cuidado terapéutico temprano para que los síntomas no se desarrollen.

El sábado 18 de julio inicié el tratamiento en casa con Ivermectina, Nitazoxanida y Aspirina, bajo las dosis y recomendaciones orientadas por el doctor Varela. El efecto fue de horas y puedo decirles que al segundo día, lunes festivo de 20 de Julio, me sentía mucho mejor.

La EPS después de practicarme la prueba jamás me hizo una llamada para hacer seguimiento a mi caso, no hubo un acompañamiento mientras salían los resultados, eso me molestó mucho, ni siquiera una llamada para hacerme seguimiento.

Y lo grave del sistema no es que no existan las unidades de UCI necesarias sino la falta de capacidad para hacer una detección y diagnóstico oportuno.

Si una persona está tratada con Acetaminofén, Ibuprofeno o Aspirina, que es lo que están mandando las EPS, es para cuidar los síntomas que presenta pero si la persona está con Covid-19  y no lo sabe no le van a dar la dosis de Ivermectina, porque por un lado hay médicos y científicos que están prescribiéndola y otros que no creen en ella y mandan Azitromicina; en mi caso yo me traté con este último medicamento en la primera parte de mis síntomas y no me hizo ni cosquillas, fue cuando mi médico decidió que tomara Ivermectina.

Compartí mi caso y expuse los favores de la Ivermectina como un antiparasitario que me sirvió a mí en el manejo antiviral de mi sospecha temprana de Covid-19 y porque quiero transmitirle a la ciudadanía esta solución, me parece que es una responsabilidad moral mía porque todos los días veo tanta gente muriéndose en las UCI y muchos otros contagiados que no saben cómo tratarlo.

Hago un llamado el autocuidado es muy importante el lavado de manos, el distanciamiento y aislamiento social. Lo que sugiero a las personas que tengan sospechas de contagio es que busquen orientación médica y no se automediquen.

Otra historia

Por su parte, Elizabeth Barreto, una mujer pensionada de 61 años cuenta que a finales de mayo en su casa tuvo tres casos de Covid-19, su madre de 88 años, una de sus hermanas y ella.

“En la primera semana de tener los síntomas, yo tuve decaimiento, no me podía parar de la cama, cansancio extremo y ardor en la garganta, en cambio a mi mamá no le dio tan fuerte, un amigo nos aconsejó que tomáramos la Ivermectina y yo no lo pensé dos veces , yo dije sino nos sirve para el Covid sirve como purgante. Mi madre y yo lo tomamos, al otro día yo me pude parar y de una me sentí mejor, a la semana ya estabamos recuperadas”, cuenta Barreto.

A los ocho días después se tomaron la segunda dosis porque así si me lo habían recomendado.

“Mi hermana mayor no alcanzó a tomar el medicamento porque ella se complicó más rápido que nosotras, entonces se llevó a la clínica Valle del Lili, donde fue muy bien tratada, estuvo 36 días en UCI, casi se nos muere, la recuperación de ella fue más lenta, pero ya está mucho mejor y volvió a trabajar. Yo la recomiendo se debe tomar cuando sintamos los primeros síntomas , no sirve cuando un paciente está con la enfermedad avanzada, no funciona”, aclara la adulta mayor.

Show More