Saturday, June 19, 2021

Una escuela de circo alza su bandera en zona rural de Jamundí

Una escuela de circo alza su bandera en zona rural de Jamundí
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Lea en segundos:
  • Connie Gallo y Wilmar Guzmán son los directores de Infinito Circo en el corregimiento de Potrerito, Jamundí
  • Infinito Circo es una escuela de arte circense enfocada en el circo social
  • El circo social es un movimiento enfocado en la formación de habilidades artísticas y de habilidades sociales
Lea en dos minutos:

Potrerito es un corregimiento del municipio de Jamundí en donde viven aproximadamente 5.600 personas, muy tradicional como corredor gastronómico, por sus paisajes dedicados al turismo y hoy en día se iza desde hace 4 años la bandera de una escuela circense enfocada en el circo social: Infinito Circo.

La idea surgió en el año 2016 a partir de la iniciativa de dos artistas, Connie Gallo y Wilmar Guzmán quienes para ese momento ya vivían en el corregimiento, y tuvieron el sentir de impactar a la comunidad desde lo que mejor sabían hacer: arte clown y circense. Ambos con una gran trayectoria y habiendo pertenecido a colectivos culturales, encendieron los motores del proyecto.

En la actualidad cuentan con 34 alumnos entre los 7 y los 14 años, todos habitantes del corregimiento. La convocatoria para pertenecer a Infinito Circo la hacen por medio de visitas a la institución educativa del sector.

El circo social como transformador de la comunidad

El objetivo de Infinito Circo es formar habilidades artísticas para también sociales como la empatía, la comunicación afectiva la solidaridad entre otros en los niños y niñas habitantes del corregimiento, esto hace que Connie y Wilmar creen tres estrategias de trabajo acomodadas a la condición de la comunidad, y de su entorno: Ven al parque y comparte, Pedaleo, Paseo y Leo y la Escuela de Artes Circenses la cual en la actualidad complementan con el teatro y la música para una formación integral de sus alumnos.

Según cuenta Connie estas tres estrategias han permitido que Infinito Circo impacte socialmente hablando a toda la comunidad.
“La escuela de artes circenses comenzó en el parque a cielo abierto con muchos impases porque dependíamos del clima, de la ocupación del espacio por parte de otras actividades hasta que nos fuimos haciendo conocer y ya nos prestaron los espacios de la Junta de Acción Comunal y del colegio del corregimiento” cuenta.

Durante las clases los estudiantes reciben conocimientos sobre malabarismo, magia, acrobacia, zancos y todo lo relacionado con el circo. La formación de valores va intrínseca en todas las tareas que deben realizar.

Le puede interesar: La crisis de las salas de teatro en Cali

En el caso de la estrategia Ven al Parque y Comparte explica Connie “Desde que empezamos realizamos intervenciones artísticas en el parque del corregimiento, a donde llega todo el que desee, no tenemos ubicación privilegiada para algún público, todos nos integramos y la comunidad pasa feliz. Hemos aprendido que todos pertenecemos al territorio, tanto los que vivimos en el corregimiento, como los amigos que viven en los condominios construidos en nuestra jurisdicción, y es que llega público de todos los sectores”

Pedaleo, Paseo y Leo es la segunda estrategia, explica Connie que se realizan recorridos en bicicleta por todo el territorio, se traza una ruta y en medio del recorrido hay un espacio para todo lo relacionado con la promoción de la lectura, como lectura individual, lectura colectiva, se estudia historia del corregimiento, en un proceso de aprendizaje permanente.

El circo debe continuar así haya cuarentena

Durante la época de aislamiento por el covid-19 darle continuidad a las clases y las prácticas de circo para los niños ha sido complicado por factores como el distanciamiento y la conectividad, con la cual no todos cuentan.

Vea también: La panadería solidaria que se gesta en Siloé

Para que el proceso no pare, e incluso para garantizar un tiempo diario de prácticas y de actividad lúdica de los alumnos, Connie y Wilmar le entregaron a cada niño y niña, casa por casa el kit Infinito Circo con vídeos grabados de las clases, y material didáctico para que no les falta nada a la hora de repasar lo aprendido “Estamos felices porque en este momento, el de la cuarentena, la participación de los padres de los niños ha sido fundamental, se han integrado y han sido nuestros máximos colaboradores”, cuenta Connie.

Infinito Circo se financia con recursos públicos, algunos provenientes de la Secretaría de Cultura Departamental y del Programa Nacional de Concertación Cultural del Ministerio de la Cultura. Entre los proyectos que tiene el circo para el mediano y largo plazo está tener su propia sede, es decir su propia carpa para la enseñanza de las artes circenses.

Show More